Escarlatina, lo que deberíamos saber.

¿Quieres saberlo todo acerca de la escarlatina? Aquí te lo contamos:
La protección y cuidado de los más canijos de la casa, es un hecho innegociable que afecta a todos los padres que prestan todos sus sentidos al servicio del desarrollo de los hijos. Así pues, en el post de hoy, analizaremos todos los entresijos involucrados en una de las afecciones más “inusuales” pero problemáticas del panorama clínico. ¡¡La escarlatina!!

¿Qué es la escarlatina? te lo contamos todo

¿Qué es la escarlatina?, ¿Cuáles son sus síntomas?, ¿La fiebre escarlata, como se contagia la escarlatina? ¿Qué tratamiento se debe seguir para paliarla?, ¿Se pueden generar complicaciones si no se cura correctamente?… Todas aquellas cuestiones que no paran de patrullar en tu cabeza, tienen una respuesta clara, concisa y transparente que con la mayor afinidad posible, serán solucionadas con un veredicto de responsabilidad en favor de los pequeños que rondan vuestras humildes moradas.

escarlatina

La escarlatina, se define como una enfermedad de naturaleza contagiosa, que aunque puede afectar a personas adultas, mayoritariamente damnifica a jóvenes de entre los 2 y los 15 años. Se le denomina también como “fiebre escarlata” y está generada, por la infestación transmitida comúnmente por vía respiratoria de la bacteria o germen denominado Estreptococo pyogenes.

 

La bacteria Estreptococo del grupo A, es un germen que se desarrolla en cadenas de hasta 10 células, cuyo patógeno infeccioso, provoca enfermedades tales como la escarlatina mencionada en el artículo en cuestión, a otros padecimientos como son la faringitis, la otitis, la fiebre reumática, la mastitis e incluso, la formación de granulomas de avanzada gravedad.

 

Gracias a los avances médicos y a la incorporación de nuevos antibióticos, las escarlatinas han pasado a ser una infección poco frecuente, pero que se debe tratar con suma urgencia, puesto que, sin un diagnóstico y tratamiento adecuado puede llegar a provocar problemas muy significativos que en antaño, provocaron una gran tasa de fallecimiento.

 ¿Cómo es la fiebre escarlatina en niños y adultos?

¿Cómo puedo saber si alguien cercano a mi sufre la fiebre escarlatina?, ¡¡fácil!! Relativamente sencillo. El principal síntoma aparente de esta afección, es un claro sarpullido dérmico de carácter superficial y rojizo, que afecta a todo el cuerpo, teniendo su máxime especialmente en la franja del rostro, la lengua y el cuello, desplegando posteriormente su germen hacia el pecho, el torso, los codos e incluso las axilas, con una clara posibilidad de descamación de la piel.

 

Además, se pueden presentar otros escarlatina síntomas como una fiebre alta (superior a 38ºC) con su consecuente pesar de cabeza, constantes escalofríos, náuseas y vómitos, dolor de garganta con una pronunciada inflamación de la lengua de color blanquecina, dolor en los músculos y en la región del vientre y en definitiva, un cristalino malestar e indisposición general asociados a los síntomas mencionados anteriormente.

 

La escarlatina suele tardar de 2 a 4 días en ser incubada por el niño desde el momento de la infección, no obstante, con los medicamentos prescritos por el médico, en el periodo próximo a una o dos semanas, la infección debería poder paliarse casi en su totalidad.

 ¿Es contagiosa?

¿La fiebre escarlata es contagiosa?, por desgracia, ¡¡sí!! Dicha bacteria se transmite sin mayor remordimiento a través de la respiración, de la fricción con la piel, de la evacuación de las fosas nasales o incluso, mediante un simple estornudo; ¡¡Las posibilidades de contagio son elevadas!! Así que no lo dudes en demasía, y en la medida de lo posible, protégete del germen que la provoca.

  1. Lávate bien las manos con jabón y agua caliente.
  2. Límpiate las manos y la cara de manera constante.
  3. No utilizar los mismos utensilios de cocina que la persona afectada por la escarlatina.
  4. Mantener una distancia (en la medida de lo posible evita el contacto) de seguridad.
  5. No compartas alimentos ni bebidas con quién padece escarlatina.
  6. Procura taparte al estornudar (o que tu niño se familiarice con esa función)

Evolución de esta enfermedad cuando la padecemos

Conocemos que es la fiebre escarlata, entendemos los síntomas y su pertinente contagio escarlatina, no obstante, ¿cómo se manifiesta la escarlatina?, De principio a fin, ¿Cómo se desarrolla la fiebre escarlata?

 

  • Así pues; en los primeros 2 días de contagio, podrás observar un evidente aumento de la temperatura corporal que provocan altos indicios de fiebre elevada, dolor de cabeza, constantes y repentinos temblores, náuseas acompañadas de vómitos e incluso, un principio de amigdalitis y un impetuoso dolor de garganta, con una consecuente hinchazón de la lengua y los ganglios del pescuezo.

 

  • A partir del 3 día, los famosos puntos rojizos entran en acción; esta erupción cutánea suele originarse en la zona de la cara (tan sólo se libra la región que rodea a la boca) y se extiende paulatinamente a través de la espalda, las axilas, la entrepierna, los codos… en definitiva, por gran parte de la superficie corporal.

 

  • La lengua sufre una hinchazón bastante arraigada que inclusive, puede provocar un agrandamiento de las papilas gustativas y una composición de tonalidad violeta (lengua de frambuesa) en la mayor parte de la superficie del órgano en cuestión, provocando a su vez, una clara inapetencia y dolor constante en el individuo.

 

  • Al finalizar la semana, es muy posible que los síntomas se empequeñezcan, es decir, la fiebre disminuye, se reducen los vómitos, los temblores y en definitiva, el pequeño de la casa debería encontrarse mucho mejor que en días anteriores.

 

  • Cada niño es un mundo, pero si los fármacos recetados han sido los adecuados, el pequeño empezará en los días o semanas venideras, un proceso de desprendimiento o descamación de la superficie cutánea empezando por el rostro y prosiguiendo por el resto de partes del cuerpo afectadas. La evolución de la escarlatina en bebés puede ser diferente.

escarlatina en niños

¿Cómo diagnosticar el patógeno de la escarlatina?

 

Para poder determinar, diagnosticar y dictaminar la enfermedad de la escarlatina, es necesario que el médico que te va a tratar de esta afección, realice una serie de ensayos bacterianos del cultivo de los mencionados anteriormente estreptococos del grupo A, realizando una determinada prueba diagnóstica que reconocerá la infección perniciosa a tratar.

 

Debido a que los síntomas emergentes son muy comunes en gran variedad de enfermedades, la realización de dicho frotis es de vital importancia, para poder dictaminar las soluciones necesarias a emplear para paliar la enfermedad que se ha originado.

 

¿Qué tratamiento escarlatina debo seguir para contrarrestar los efectos de la enfermedad?

 

La receta médica para paliar las consecuencias generadas por el contagio escarlatina están sumamente claros; completo descanso, abundante hidratación y muchos… antibióticos. Así pues, es necesario que tu hijo se sitúe en un largo periodo de reposo, bien acompañado de constantes líquidos (agua, leche,  zumos…) que puedan eliminar la mucosidad, las flemas y esputos de una manera adecuada, e ingerir de forma regulada, aquellos antibióticos que el médico ha recetado (penicilina, roxitromicina, cefalosporinas…) dependiendo de las necesidades o alergias del paciente.

 

Aunque no lo he definido dentro de las preferencias necesarias (recetas médicas) para contrarrestar a la escarlatina (descanso, hidratación y antibióticos) es de máxime necesidad intentar en la medida de lo posible y… aunque sé que cuesta, mantener una especie de aislamiento con el niño, es decir, evitar durante el proceso infeccioso el contacto (besos) con el pequeño de la casa.

 

La evolución en mi hijo. ¿Pueden surgir complicaciones?

 

Por supuesto que pueden aparecer complicaciones; Sobre todo, si no se ha desarrollado un proceso curativo acertado en base a los antibióticos recetados; Así pues, por norma general a la par que inusual, si la escarlatina no se ha solucionado correctamente, pueden generarse 4 tipos principales de enfermedades; La glomerulonefritis primaria, la fiebre reumática, la meningitis y la neumonía.

 

  1. La Glomerulonefritis primaria: Esta enfermedad se gesta debido a una clara inflamación de los riñones, que traerán como consecuencia un posible fallo renal debido a la imposibilidad de filtrar correctamente los deshechos y el riego sanguíneo del sistema circulatorio.
  2. La fiebre reumática: Este tipo de afección (inflamatoria) se origina debido a la No curación de la bacteria del estreptococo, pudiendo causar problemas clínicos en órganos vitales como el cerebro, la dermis (piel), el corazón y las articulaciones (puede provocar artritis).
  3. La Meningitis: Esta enfermedad se origina debido a la inflamación o hinchazón de las meninges, debido a la afección de gérmenes o agentes patógenos (hongos, bacterias…) que pueden dañar peligrosamente elementos tan importantes como el centro del sistema nervioso, es decir, el cerebro.
  4. La neumonía: Este tipo de inflamación afecta claramente al aparato respiratorio, ofreciendo su do de pecho en la región de los pulmones y los bronquios. La neumonía puede ser muy grave si no se trata con rapidez e incluso, puede que aparezcan secuelas en el paciente a lo largo de su vida.
  5. De forma menos peligrosa, puede llegar a detectarse síntomas cercanos a dolencias como la otitis, la aparición de forúnculos de baja gravedad o alguna infestación en la piel.

 

La escarlatina adultos. ¿Pueden los mayores contraer la fiebre escarlata?

 

Aunque como comentamos anteriormente, la enfermedad de las escarlatinas afecta principalmente a los niños de la casa con una edad inferior a los 15 años, nosotros, los adultos, también podemos vernos damnificados por esta ingrata infección de la piel (sobre todo si no la hemos sufrido de pequeños). Puede que te interesa saber más acerca de la escarlatina en adultos aquí.

 

Asimismo, tenemos que tener en cuenta que tanto los peques de la casa como los que ya estamos en una edad más madura, tenemos mayormente un mismo examen clínico causante de esta enfermedad, que a más inri, afecta por igual tanto al sexo femenino, como a la sección masculina.

 

La enfermedad de la escarlatina puede llegar a ser algo más grave en edades adultas (sobre todo en las mujeres embarazadas) por lo que se aconseja acudir al médico sin pensárselo dos veces para que te trate de la dichosa dolencia. Para saber más puedes ver nuestra página de escarlatina y embarazo.

Por norma general, todo aquel individuo que se ve afectado por la escarlatina, generará una especie de anticuerpos que reduzcan de manera notable una segunda posibilidad de verse afectado por la enfermedad en cuestión.

 

¿Dónde se pueden producir brotes de escarlatina contagio?

 

Por norma general, las guarderías y colegios saturados de niños son un foco iluminador de una más que posible infección de la escarlatina (la tos, los estornudos, las babas, la saliva…). Teniendo este problema en la conciencia, tanto las familias como de los educadores, profesores y personas al cargo de los más pequeños, deberán actuar en consecuencia y con la mayor brevedad posible ante la probabilidad o riesgo de enfermedad.

 

¿Cuánto debemos esperar antes de que el niño vuelva al colegio?

 

Una vez empezado el tratamiento antibiótico recetado por el médico en cuestión, tu hijo debe esperar como mínimo unas 48 horas (la medicación se hace práctica a partir del segundo día) aproximadamente antes de volver a revolotear con sus compañeros de clase.

escarlatina tratamiento

¿Cómo debemos cuidar a nuestro hijo si sufre de fiebre escarlata?

 

Tu hijo ha tenido que abandonar temporalmente sus “estudios”, va a estar en casa unos cuantos días, y vuestra función como papis es cuidarlo para que pueda mejorar lo antes posible; Así pues, es de suma importancia que tu niño siga el tratamiento de antibióticos al pie de la letra, es decir, se lo tienes que dar a las horas estipuladas por el médico que lo está tratando; además, durante al menos unos días da por cerrado el cajón de los abrazos y besos, puesto que las gotitas infecciosas de la escarlatina pueden entrar en juego sin previo aviso.

 

Procura tomarle la fiebre cada cierto tiempo, visualizando con ello, si la temperatura le va bajando, consigue a toda costa que descanse como nunca lo ha hecho y facilita, que este correctamente hidratado durante todo el día.

 

¿La fiebre escarlata produce picores?

 

Depende de la sensibilidad de cada piel; Pero en la mayoría de los casos la sensación de picor es mínima o inexistente.

 

¿La escarlatina contagiosa puede repetirse a lo largo de nuestra vida?

 

Correcto, la enfermedad de la fiebre escarlata puede incluso repetirse hasta 3 veces en la vida de las personas, puesto que la bacteria del Estreptococos del grupo A, es un patógeno formado por tres diferentes toxinas que pueden provocar dicha infección cutánea.

 

¿Cómo diferenciar las escarlatinas de la varicela, el sarampión, la rubeola o la viruela?

 

Puede llegar el caso en que tú o tu hijo sufráis la infame enfermedad de la escarlatina, pero, ¿estás seguro de que la enfermedad que estáis padeciendo es la fiebre escarlata? Así pues, atentos a los dictámenes diferenciadores de estas enigmáticas afecciones en forma de sarpullido incontrolable.


La escarlatina la tenemos clara…pero, y las demás enfermedades parecidas (la varicela, el sarampión, la rubeola o la viruela).

  1. La varicela:
    Esta enfermedad de carácter infeccioso está provocada por un virus denominado “zóster”, cuyos síntomas emergentes son bastante parecidos a los de la escarlatina (fiebre más baja que en la escarlatina), no obstante, la erupción de color rojo que se forma en el cuerpo puede llegar a evolucionar creando ampollas e incluso, alguna costra en la zona de la espalda y el tórax. Asimismo, su prevención se lleva a cabo a través de la vacuna del virus en cuestión y su periodo de incubación suele ser próximo a los 14 días.
  2. El sarampión:
    Esta afección exantemática es causada por un virus de origen paramixoviridae, y tiene como consecuencia, la presentación de una especie de manchas de tonalidad rojiza intenso por todo el cuerpo. Suele afectar a niños entre edades comprendidas entre los 4 meses y los 6 años de edad.
    Su periodo de gestación ronda aproximadamente los 10 días y su tratamiento, consiste en la ingesta de antiinflamatorios y substancias antifebriles recetadas por el médico, no obstante, se puede prevenir con una vacuna para dicha función.
  3. La rubeola:
    Esta enfermedad puede ser muy perjudicial para las mujeres embarazadas (aunque no es excesivamente frecuente). Las manchas o ronchas que se generan tienen una tonalidad más rosácea que en las demás infecciones y a diferencia de la escarlatina, esta puede generar conjuntivitis. Su ciclo de incubación es de 13 a 21 días y se puede prevenir a través de la vacunación en el primer año de vida del individuo.
  4. La viruela:
    A pesar de ser una enfermedad completamente erradicada en su mayoría, esta podía provocar consecuencias muy graves para la existencia del paciente; La viruela, es una enfermedad muy contagiosa transmitida por el “virus variola” y su prevención, se basa en la rápida vacunación del individuo. Las manchas que sobresalen del cuerpo tienen un tinte rojizo que puede continuar con la formación de una especie de bultos encaminados a la formación de pústulas o abscesos; A priori, la apariencia de estas postillas son más cuantiosas, graves y prominentes que en otras enfermedades del estilo.

 

En definitiva, es muy complicado diferenciar a primera vista cual es la enfermedad que estamos padeciendo; Así pues, más allá de la duración de la incubación, el tratamiento a seguir (la escarlatina es la única que se defiende exclusivamente a través de antibióticos) y la forma y tonalidad de las pústulas, es el médico que te está tratando, el que dictamine una respuesta clara y concisa sobre tu situación; No obstante, recomendamos buscar fotos escarlatina en la web para poder hacer una idea del sarpullido en cuestión, por ejemplo, en escarlatina wikipedia.

Síntomas de la escarlatina en niños

Hagamos un breve pero conciso resumen de todo lo que la escarlatina o fiebre escarlata puede provocar en aquellas personas que lo padecen. Así pues, desde un comienzo sintomático hasta una total recuperación, vayamos a ello.

 

  1. La escarlatina síntomas y contagio es un padecimiento (enfermedad) de carácter infeccioso y contagioso (respiratorio por gotitas o por contacto) que está provocado por la bacteria denominada Estreptococo pyogenes del grupo A, pudiendo aparecer hasta tres veces en las personas debido a la triple toxina que lo forma.
  2. Si sufres de escarlatina, verás como empiezan a emerger síntomas escarlatina tales como una fiebre elevada (es muy raro sufrir escarlatina sin fiebre), dolores de garganta (inflamación de la lengua), cabeza y estómago, posibles nauseas, vómitos y sobre todo, empezará a surgir una especie de sarpullido de tonalidad roja que se iniciará en la cara y descenderá posteriormente al resto del cuerpo.
  3. En el supuesto de que notes algunos de estos síntomas (no hace falta llegar al sarpullido) ve inmediatamente al médico, que constatará la enfermedad que estas padeciendo tu o tu hijo (diferenciarlas de otras afecciones como el sarampión o la varicela) y te recetará en el caso de sufrir escarlatina, los antibióticos necesarios para eliminarla del cuerpo (no existe vacuna escarlatina).
  4. Tu hijo deberá prescindir durante al menos dos o tres días (después de la ingesta del antibiótico e inicio de la curación) de ir a la escuela, puesto que es el principal núcleo de contagio de esta enfermedad.
  5. Durante los días de reposo, tanto tu como el niño debéis llevar un control inequívoco de la toma del antibiótico (al menos 10 días), procurar descansar bastantes horas al día, comprueba la temperatura del pequeño, mantén a toda costa un total aseo de las manos y la cara, hidrata a tu hijo para que el dolor se apacigüe e impide en la medida de lo posible, el contacto con diferentes utensilios, ropa o cualquier elemento que haya estado utilizando el paciente.
  6. Si el tratamiento ha sido el correcto en todos sus aspectos, la escarlatina periodo de contagio debería desaparecer en su totalidad en un plazo de 2 semanas (aunque veas que aún hay restos de descamación); En caso contrario, pueden generarse enfermedades del tipo neumonía, fiebre reumática, glomerulonefritis… que deben ser tratadas por el médico de manera inmediata (aunque este hecho es poco común) con el objetivo de reducir estas complicaciones que se pueden agravar con el tiempo.

 

¡¡Concluyendo!!.

Mamás, no os atormentéis, la escarlatina puede provocar graves problemas, lo sabemos, pero mientras sea tratado por un especialista y una medicina avanzada en el tiempo que estamos, esta “enfermedad” es como una chuche para aquellos que protegen nuestra salud a diario.

 

Si sois amantes de la buena literatura, a lo mejor y solo digo a lo mejor, os habéis parado a pensar cuando la pobre Beth de la novela “Mujercitas” caía enferma de escarlatina…Que miedo, ¿verdad?, pero gracias dios, estamos ante una novela en la que la curación de estas infecciones era un arduo trabajo, casi imposible de sanar, que a día de hoy, se ha convertido en uno más de los muchos problemas que nos pueden afectar en nuestro día a día.

 

Veréis a vuestro hijo dolorido y con una tonalidad bastante rojiza, no obstante, el peligro de esta enfermedad está en desuso, por lo que pasareis unos días un poco fastidiados “alrededor” del pequeño de la casa, pero, en breves, volverá a convertirse en ese torbellino que alimenta el hogar.