Escarlatina y Embarazo, cuidados y consejos de salud.

Escarlatina y embarazo, una combinación que a muchas madres les puede dar miedo a priori, pero con los consejos y toda la información que te vamos a dar a continuación, no tendrás nada que temer si sigues estos pasos y te pones en las manos de tu médico de confianza.
El amparo, resguardo y seguridad de los hijos, padres, madres (sobre todo en embarazadas) y demás personas que forman el hogar, es un factor que no se puede, ni se debe tomar a la ligera; así pues, en el artículo que nos atañe en el día de hoy, ahondaremos y analizaremos todos las causas, motivos y consecuencias implicadas en una enfermedad que a priori, y con un tratamiento adecuado, se puede solucionar fugazmente; es decir, hablemos de la escarlatina.

 

Cuestiones como; ¿Qué es la escarlatina embarazadas?, ¿Cuáles y como se generan sus síntomas?, ¿Qué tratamiento se debe llevar a cabo para recuperarte de la escarlatina?, ¿Pueden aparecer complicaciones si no se trata debidamente?; ¿se pega la escarlatina?…Estas y todas las demás preguntas, que seguramente empiecen a generarse ofrecen una conclusión fácil, clara, transparente, concisa y que con todo nuestro propósito de ayudar, serán solucionadas con la única intención de favorecer a todos aquellos que padecen esta enfermedad de características y síntomas tan aparentes.

 

Empecemos por la bacteria que la genera…

 

El patógeno o bacteria conocida como Estreptococo Pyogenes perteneciente al grupo A de infecciones contagiosas de naturaleza dérmica, es un germen que evoluciona generalmente en sucesiones de cadenas de hasta 10 divisiones celulares y cuyo patógeno contagioso (además de en la escarlatina), puede derivar en enfermedades o afecciones como son la otitis, la mastitis, granulomas, la faringitis e incluso, la presentación de la fiebre reumática entre otra variedad de enfermedades que analizaremos posteriormente.

escarlatina y embarazo

Seguimos con la escarlatina y embarazo…

 

La fiebre escarlata se caracteriza por ser una enfermedad o padecimiento de raíz y naturaleza infecciosa, que puede perjudicar gravemente a personas adultas (sobre todo a mujeres embarazadas), pero que generalmente, daña cuantiosamente a los niños con una longevidad comprendida entre los 2 años y los 16 años de edad; popular y clínicamente, también se le conoce como fiebre escarlata y tras constantes investigaciones se ha conseguido constatar que la infección es transmitida de manera mayoritaria por vía respiratoria (las famosas gotitas del estreptococo) que se generan, tras por ejemplo, un simple estornudo del individuo afectado.

 

Es evidente, que debido a los constantes avances en medicina y a la incorporación de nuevos medicamentos y antibióticos, la fiebre escarlatina ha llegado a ser una mera enfermedad, que aunque se debe tratar con la urgencia y prestación necesaria, no debería suponer un riesgo excesivo, si es tratada de la forma más adecuada, rápida y siguiendo por supuesto, las indicaciones del especialista que te tratará.

 

¿Cuáles son los síntomas que hacen su presentación en la fiebre escarlata durante el embarazo?

 

Sencillo; los síntomas emergentes de la escarlatina y embarazo son muy básicos a la par que fáciles de predecir; Así pues…

El principal (que no el primero) síntoma presente en esta enfermedad de escarlatina en embarazadas, es un evidente sarpullido, irritación o eczema en la piel, siendo de naturaleza superficial y rojiza, que además, afecta a todo el cuerpo, obteniendo su principal zona de contagio en la cara, la lengua (frambuesa) y el cuello, evolucionando más adelante en dirección hacia el pecho, los codos, la espalda e incluso las axilas (sobaco), con un posterior y evidente proceso de descamación de la piel afectada por la escarlatina.

 

También se van a presentar otros sintomatologías muy comunes como un estado febril muy alto (mayor de 38.3ºC) con su derivado dolor de cabeza, escalofríos agudos, inevitables vómitos y náuseas, dolor de garganta, inflamación de la lengua (color blanquecino en el órgano en cuestión), desazón muscular y un posterior daño emergente de las amígdalas.

 

De manera ordenada…

 

  1. Fiebre alta: más de 38ºC; Dolor de cabeza.
  2. Escalofríos.
  3. Náuseas.
  4. Vómitos.
  5. Dolor abdominal, muscular, de garganta e hinchazón de la lengua.
  6. Sarpullido de tonalidad roja.
  7. Posible amigdalitis.
  8. Descamación de la piel (proceso de curación)

 

La fiebre escarlata no suele tardar más 3 días en ser incubada por la persona afectada, no obstante, con los antibióticos recetados por el médico especialista, el tratamiento paliativo se puede solucionar también en un plazo bastante reducido de tiempo (no más de 2 o 3 semanas), bastante corto teniendo en cuenta que estamos hablando de una enfermedad con una gran variedad de síntomas muy apreciables a primera vista.

 

La mayoría de las sintomatologías se presentan en la primera semana

 

Como se desarrolla día a día la fiebre escarlata…desde el momento de la incubación del estreptococo pyogenes:

 

En los primeros 2 días de contagio:

 

Se podrá apreciar un rápido incremento de la temperatura corporal y consecuente aumento de la fiebre, evidentes escalofríos, náuseas acompañado de vómitos, principio de amigdalitis, dolor de garganta e hinchazón de la lengua.

 

A partir del 3 y 4 día:

 

Empiezan a aparecer el sarpullido en forma de puntos rojos; Dicho eczema cutáneo suele presentarse principalmente en la región del rostro y posteriormente se amplía a lo largo y ancho de la espalda, las axilas, los codos, e incluso la entrepierna. Esto podría ser diferente si en vez de en el embarazo estamos hablando de la escarlatina niños.

 

La lengua empezará a sufrir una hinchazón muy concluyente, que además, puede provocar un abultamiento de las papilas gustativas y una coloración blanca y morada en el órgano en cuestión (lengua de frambuesa), provocando con ello, dolor de garganta y una evidente inapetencia en el individuo.

 

Al finalizar la semana:

 

Seguramente, los síntomas se irán reduciendo paulatinamente, así pues, el estado febril bajará, desaparecerán las náuseas, los vómitos y los escalofríos y como consecuencia te empezarás a encontrar mucho mejor; Además, los dolores musculares también irán menguando, al igual que la desazón abdominal.

 

El sarpullido empezará a reducirse de manera paulatina a lo largo de las primeras semanas.

 

Al igual que disminuye el sarpullido emergente, el proceso de descamación de la piel empezará a asumir su rol de desprendimiento de la dermis afectada por la escarlatina.

 

¿De qué forma se puede establecer o diagnosticar el patógeno de la escarlatina?

 

Para poder diagnosticar y valorar las consecuencias de la enfermedad de la escarlatina en el embarazo, es de necesaria importancia, que el especialista que te va a evaluar, lleve a cabo una serie de análisis o frotis bacteriológicos del cultivo del estreptococo pyogenes del grupo A, cuyo resultado determinará y diagnosticará  la infección de la escarlatina. Más delante en esta misma página en la que hablamos de la escarlatina y embarazo también te daremos detalles de otras enfermedades que te podrían afectar durante el embarazo si no tomas las medidas y seguridades necesarias.

 

Como las sintomatologías o indicios representados son bastante comunes en gran parte de las enfermedades cotidianas (a excepción del sarpullido), la ejecución del denominado anteriormente frotis bacteriano es de suma relevancia, para con ello, poder valorar las soluciones y recursos necesarios que se tendrán que usar para poder atenuar las consecuencias de la fiebre escarlatina.

 

¿Cómo se debe tratar la escarlatina para contrarrestar las consecuencias del padecimiento en cuestión?

 

La prescripción clínica para contrarrestar los resultados concebidos por el contagio escarlatina son sumamente lógicos y estarán perfectamente regulados por el médico;

 

Así pues, es de vital importancia que te sitúes en un claro ciclo de reposo (más de 8 horas diarias), beber constantes líquidos (sobre todo agua o zumos) que favorezcan la eliminación de la mucosidad, los posibles esputos o las flemas de una forma correcta, e ingerir todos los antibióticos que el médico ha prescrito en función de la enfermedad (generalmente penicilina) dependiendo de las necesidades o alergias del paciente. ¿Quieres saber más acerca de la escarlatina en bebes?

 

De manera secundaria es posible que se recete cefalosporina o roxitromicina

escarlatina embarazo

¿La fiebre escarlatina es contagiosa en las embarzadas?

 

Si…

 

El patógeno de la escarlatina (estreptococo) se transmite por norma general a través de la respiración y de manera secundaria en base a la fricción con la dermis como consecuencia de posibles heridas; Así pues, las posibilidades de una infección o contagio son bastante elevadas, por lo tanto, es de vital importancia, protegerse de una posible proyección de la bacteria que provoca la escarlatina.

 

Pero, ¿Cómo me protejo para que yo ni el feto padezcamos consecuencias negativas?

 

  1. Lávate bien las manos con agua caliente y jabón siempre que estés en contacto con alguien que sufre escarlatina.
  2. Lávate la cara de manera constante para evitar cualquier contagio emergente.
  3. No utilices los mismos utensilios de cocina que una persona que padece la fiebre escarlata. (Lávalos previamente).
  4. Se recomienda no compartir los alimentos ni bebidas con quién está perjudicado por la fiebre escarlatina.
  5. Mantén una distancia de “seguridad” o usa guantes si tienes que estar muy contacto con el paciente.
  6. Ten mucho cuidado si el paciente estornuda sin poner la mano en la boca, este factor es sinónimo de contagio inminente.

¿Dónde se pueden producir generalmente los brotes de fiebre escarlatina?

 

Evidentemente, los colegios y las guarderías repletas de niños son una clara evidencia de un más que viable contagio de la fiebre escarlatina; Así pues, los posibles estornudos, la tos, la saliva o las babas que producen los pequeños son en el señuelo perfecto para que dicha infección se presente.

 

Así pues, todos los educadores, profesores y familias tienen la innata responsabilidad de actuar en consecuencia y con la evidente prontitud ante un más que posible contagio, y más cuando se trata de embarazo y escarlatina que puede tener serias consecuencias si no se sabe.

 

¿Cuánto debemos esperar antes de que el niño vuelva al colegio?

 

Fácil, ni más ni menos que 48 horas desde el momento en el que se inicia el tratamiento antibiótico que seguramente te ha prescrito el médico que te está tratando

 

A partir de las mencionadas 48 horas es cuando el medicamento en cuestión empieza a hacer efecto en la persona que padece la escarlatina.

 

¿La fiebre escarlata produce picores?

 

En principio y por norma general, ¡¡no!!No obstante, todo depende de la sensibilidad dérmica de cada paciente; Consulta a tu especialista en caso de detectar alguna anomalía.

 

La evolución en mi hijo. ¿Pueden surgir complicaciones?

 

Por desgracia, si, en el supuesto de que la fiebre escarlatina no se trate de manera adecuada y correcta, es muy posible que se generen una diversidad de enfermedades, las cuales, pueden llegar a ser sumamente graves si no se suprimen de manera inmediata.

 

Mencionemos las más destacadas…

 

  • La neumonía:

 

Esta enfermedad perjudica claramente al sistema respiratorio, ofreciendo con ello, graves problemas en la zona pulmonar y de los bronquios. Además, el padecimiento de la neumonía puede ser evidentemente perjudicial si no es tratado con la prontitud necesaria, trayendo como consecuencia, posibles secuelas en el niño con el paso del tiempo.

 

  • La fiebre reumática:

 

Esta enfermedad de naturaleza inflamatoria tiene su origen debido a la incorrecta curación del patógeno del estreptococo pyogenes del grupo A; Además, puede causar consecuencias vitales en órganos como el cerebro, el corazón, las articulaciones (puede provocar artritis) e incluso la piel.

 

  • La Glomerulonefritis:

 

Este tipo de padecimiento se origina como consecuencia de una evidente hinchazón de los riñones, el cual, derivará en un posible fallo renal ante la imposibilidad de realizar el filtrado de los deshechos de manera adecuada, provocando a más inri, problema en el riego sanguíneo.

 

  • La Meningitis:

 

Este tipo de enfermedad se evidencia a través de la inflamación de las meninges, como consecuencia de la disposición de agentes patógenos (bacterias, hongos…) y gérmenes que pueden perjudicar de manera mayúscula al cerebro.

 

De carácter secundario pueden llegar a aparecer:

 

1 – Otitis.

2 – Problemas dérmicos.

3 – Forúnculos.

 

¿Se puede repetir esta enfermedad a lo largo de la vida?

 

Si…La enfermedad o padecimiento de la escarlatina puede repetirse incluso hasta un total de tres veces en la vida de las personas, debido a que el patógeno en cuestión se define como un germen formado por hasta tres toxinas que pueden provocar el contagio dérmico y consecuente sarpullido y sintomatologías de la fiebre escarlata.

 

La escarlatina adultos. ¿Pueden los mayores contraer la fiebre escarlata?

 

La enfermedad de las escarlatinas afecta principalmente a los niños de la casa con una edad inferior a los 16 años, no obstante, sí que puede afectar a las personas adultas. Por este motivo la escarlatina y embarazo es algo que en muy raras ocasiones se dará.

 

La fiebre escarlata puede llegar a ser algo más grave en edades adultas, sobre todo, en el supuesto de mujeres en periodo de gestación (el feto puede tener consecuencias muy negativas) Así pues, se aconseja encarecidamente, visitar al especialista para que realice el diagnóstico pertinente para paliar los efectos negativos de la enfermedad.

 

Todas las personas que se hayan visto afectadas por la fiebre escarlatina generarán unos anticuerpos que reduzcan ostensiblemente una 2ª posibilidad de que el individuo se vea afectado por el padecimiento en cuestión.

 

¿Cómo diferenciar el padecimiento de la escarlatina de otro tipo de enfermedades similares?

 

  • La varicela:

 

Padecimiento de naturaleza infeccioso/contagiosa que se produce debido a la existencia del virus zóster, el cual, ofrece unas sintomatologías aparentes muy parecidas a los de la fiebre escarlata, no obstante, el sarpullido rojizo (escarlata) que se presenta puede llegar a desarrollarse formando diversas costras y algunas ampollas. Además, su cuidado y prevención se realiza en base a la vacuna del virus que la genera, siendo su periodo de inoculación cercano a los 14 días.

 

  • El sarampión:

 

Esta enfermedad es originada por un germen de naturaleza paramixoviridae y genera consecuencias tales como la presentación de unas manchas de coloración rojiza por toda la piel; Asimismo, y por norma general afecta a los más pequeños con edades incluidas entre los 3 meses y los 6 años de edad.

 

Su ciclo de incubación se aproxima a los 10 días, y el desarrollo de su tratamiento se basa en la ingesta de medicamentos, substancias antifebriles y antibióticos recetados por el especialista, además, se puede paliar a través de la vacuna curativa de la afección en cuestión.

 

  • La rubeola:

 

Este tipo de padecimiento es sinónimo de gravedad en lo que respecta a las mujeres embarazadas (en gestación), no obstante, su frecuencia es mínima.

 

Las ronchas, sombras y manchas que se presentan se acercan a una coloración de tonalidad más rosácea que en la fiebre escarlata y a diferencia de este padecimiento, la rubeola puede llegar a producir conjuntivitis.

 

Su periodo de incubación va desde los 12 a los 21 días y se puede paliar en base a la vacunación en el primer año de vida del pequeño.

 

  • La viruela:

 

Entre comillas, estamos ante una enfermedad evidentemente erradicada, no obstante, la viruela podía perjudicar en base a consecuencias muy graves para la existencia del paciente; Así pues, este padecimiento se define como una enfermedad muy infecciosa y contagiosa que es transmitida por el virus variola.

 

Su sistema de prevención se realiza a través de la vacunación del paciente. La tonalidad de las manchas que se generan en el cuerpo tienen un coloración rojiza que puede evolucionar en la formación de bultos, abscesos y pústulas; Además, la apariencia de las mencionadas pústulas son bastante más abundantes, prominentes y de excelsa gravedad que en la enfermedad de la escarlatina.

escarlatina embarazadas

Por último, que mejor que realizar un claro y breve resumen de todo aquello que refleja lo que significa la fiebre escarlata, para con ello, provocar un resultado paliativo en aquellas individuos que están afectados por la enfermedad en cuestión.

 

Así pues…

 

1.1 – La fiebre escarlatina y embarazo es una enfermedad de representación contagiosa y patógena (a través del sistema respiratorio o por contacto) que se origina a través de la bacteria denominada Estreptococo Pyogenes (grupo A), pudiendo presentarse de manera minoritaria, incluso hasta 3 veces en el individuo (triple toxicidad), ya sea niño, hombre o mujer en estado de embarazo.

 

1.2 – En el supuesto de padecer la fiebre escarlatina y embarazo, verás, con el paso de los días, como comienzan a surgir indicios de afección como una elevada fiebre (por encima de los 38.3ºC), dolor e hinchazón de garganta con su consecuente inflamación de la lengua, molestias alrededor del estómago y la cabeza, náuseas, temblores, vómitos y por supuesto, una serie de sarpullidos y eczemas de tonalidad escarlata (roja) que tienen su inicio en el rostro y posteriormente descenderán al resto del cuerpo (espalda, axilas, entrepierna…)

 

1.3 – Si notas algunos de los síntomas mencionados anteriormente (sin necesidad de llegar al indicativo del sarpullido) te aconsejo encarecidamente pedir cita con el médico, el cual, valorará la enfermedad en cuestión que se está sufriendo, para con ello, que tanto tu como tu futuro hijo podáis proseguir con el embarazo de una manera adecuada

 

El médico te prescribirá en el supuesto de padecer la enfermedad de la escarlatina, los antibióticos y medicamentos necesarios para eliminarla totalmente del cuerpo.

 

El médico diferenciará la escarlatina de otras enfermedades similares como el sarampión, la rubeola o la varicela.

 

No existe una vacuna para la escarlatina en el embarazo.

 

1.4 – El pequeño de la casa tendrá la inevitable obligación de carencia escolar durante al menos dos o tres días (periodo en el que empieza a hacer efecto el antibiótico), así pues, este es el principal punto de infección de la enfermedad de la escarlatina.

 

1.5 – Durante el periodo de descanso, todas aquellas personas afectadas tienen que llevar a cabo un inequívoco control de la ingesta del antibiótico prescrito por el médico durante al menos 10 días o 2 semanas.

 

Además, se debe procurar dormir y descansar las máximas horas diarias, comprobar la temperatura febril, mantener una hidratación y un total aseo y limpieza de las manos y la cara.

 

No te olvides de evitar el contacto con la diversidad de ropa, utensilios y diferentes elementos que se haya estado utilizando o manoseando por la persona afectada por la fiebre escarlata.

 

1.6 – Si el desarrollo del tratamiento paliativo se ha postulado como adecuado y correcto en todas sus variantes, la enfermedad de la escarlatina en el embarazo tendría que ir desapareciendo o disminuyendo en su totalidad con el paso de los días.

 

Así pues, en un plazo no mayor de dos semanas, y en medio de una profunda descamación de la piel, te empezarás a encontrar mejor sin ningún tipo de atisbo; En caso contrario, es decir, si no se ha realizado un tratamiento adecuado, pueden llegar a generarse enfermedades como la fiebre reumática, glomerulonefritis o la neumonía que tienen que ser tratadas y valoradas por el especialista de manera inmediata con el único objetivo de reducir, eliminar y paliar estas complicaciones que pueden verse agravadas q la larga.

 

No lo dudo ni un ápice, vuestro hijo, la madre embarazada o un adulto consagrado, se pueden sentir muy doloridos y con una coloración evidentemente rojiza en la piel, no obstante, y como hemos comentado anteriormente, la enfermedad de la escarlatina está muy desarrollada en el ámbito médico, por lo que, como es obvio, tras unos días o semanas un poco más revueltas que de costumbre, el tratamiento antibiótico y el descanso pertinente harán el resto en favor de los pacientes afectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *