Escarlatina en bebés, consejos básicos para una buena salud.

Se encuentra en la página de escarlatina en bebés, en donde hablaremos de esta enfermedad pero en este apartado nos centraremos única y exclusivamente en la enfermedad en los niños o bebés.

Nuestros más pequeños necesitan toda la protección del mundo y más, cuando están rodeados de bacterias, virus y demás patógenos que ante un sistema inmunológico aún por fortalecerse, necesitan estar constantemente alerta ante una posible afección; Así pues, en el artículo que nos atañe, haremos un desglose de una de las enfermedades más comunes del panorama médico; ¡¡La escarlatina o fiebre escarlata!!

¿Qué es la escarlatina en bebes?

La escarlatina en niños síntomas es una infección estreptocócica englobada en el grupo A  de trasmisión bacteriana que afecta principalmente a los más pequeños de las casa, es decir, ¡¡nuestro hijos!!

¿Quién se puede contagiar de la escarlatina?…escarlatina en niños contagio.

Sin duda alguna y como hemos comentado anteriormente, la enfermedad de la escarlatina es contagiosa y la contraen de forma general  los niños, especialmente, todos aquellos que rondan la edad establecida entre los 3 y los 12 años de edad.

¿Cómo se contrae la afección de la escarlatina bebés?

Por desgracia, ¡fácilmente! Estamos ante una enfermedad contagiosa, puesto que se puede transmitir tanto por vía respiratoria como a través del contacto con la piel y las heridas generadas por dicha infección e incluso, por utilizar un mismo elemento o utensilio que la persona afectada.

¿Streptococcus Pyogenes del grupo A? El culpable del contagio.

 

Bacteria cuyo germen de naturaleza bacteriana, se desarrolla y evoluciona en series de hasta 10 células diferenciadas en hasta tres tipos de toxicidad diferente, que a más inri, provocan la infección de la escarlatina y como consecuencia, el padecimiento de la piel de la persona afectada.

bebe escarlatina

Aparte de la escarlatina bebé o fiebre escarlata, el estreptococo pyogenes diferenciador del grupo A, puede llegar a provocar enfermedades (si no es tratada perfectamente) de índole como la faringitis, la otitis, la mastitis, la glomerulonefritis o la fiebre reumática entre otras de las que hablaremos en otro momento.

El metabolismo del ser humano consigue manifestar una serie de anticuerpos que evitan en la medida de lo posible una nueva presentación de la fiebre escarlata, no obstante, la diversidad de toxinas que representan a dicho patógeno, consiguen hacer más que posible que se pueda presentar incluso hasta 2 veces más en un mismo individuo a lo largo de los años. Continuemos averiguando más acerca de la escarlatina bebés

¿Cuáles son los síntomas de una posible infección de la escarlatina?

Las señales o presagios que se mimetizan con la fiebre escarlata son tan variados a la par que molestos, que es de absoluta necesidad llevar a cabo una lista de los principales síntomas emergentes.

Empecemos por lo primero…En una primera instancia, podemos apreciar como síntomas escarlatina en bebés, un elevado aumento de la fiebre, siendo en muchos casos superior a los 38ºC, además y como consecuencia de este incremento de la temperatura, podrás presentar señales pertinentes a náuseas, escalofríos,  vómitos persistentes y dolor de garganta con posible presentación de amigdalitis

En lo referente a los síntomas más aparentes, se puede apreciar un sarpullido, urticaria o eczema (escarlatina fotos erupción) de coloración escarlata (tonalidad rojiza) que se desarrolla empezando por la cabeza y descendiendo seguidamente al resto del cuerpo, principalmente en la espalda, los codos, el pecho y en aquellas zonas donde existan pliegues en la piel.

Además, la lengua se inflamará de manera bastante notoria, pudiendo apreciarse una substancia de coloración blanquecina a ras del órgano en cuestión, que puede provocar una evidente sensación de inapetencia y molestia constante.

Finalmente, tras el proceso de contagio y su posterior recuperación, se desarrollará un consecuente transcurso de la descamación de la piel afectada por el sarpullido, es decir, como cuando debido al sol, te quemas el cuerpo y empiezas a pelar la piel.

Una vez predichos estos síntomas, será de suma importancia, acudir a tu médico de confianza para que te examine y pueda valorar a través de un examen médico y un pertinente frotis la enfermedad en cuestión.

En resumen…

  1. Nace de manera paulatina un agudo dolor de cabeza.
  2. Fiebre excesivamente elevada (superior a 38 grados centígrados).
  3. Posibles náuseas con sus consecuentes vómitos.
  4. Empieza a emerger un constante y penetrante dolor en el abdomen y en todo el cuerpo en general.
  5. Hinchazón de los ganglios de la garganta con un dolor perseverante y claro enrojecimiento.
  6. La lengua se inflama y empieza a emergerle un revestimiento de color blanco.
  7. La lengua presenta una tonalidad morada o de color frambuesa.
  8. Aparecen pliegues y arrugas en la zona de los codos, las axilas y la entrepierna.
  9. De forma mayoritaria aparecerán una especie de puntos de tonalidad rojiza en gran parte del cuerpo, empezando por el rostro y prosiguiendo por el resto del cuerpo.

¿Cómo se desarrolla en el niño la enfermedad de la escarlatina?

Durante los primeros días de la inoculación del virus Estreptococo, verás con tu pequeño empieza a tener molestias en las regiones musculares y abdominales del cuerpo, siguiendo con un aumento progresivo de la fiebre y unos consecuentes estremecimientos, arcadas y vómitos  en consonancia con el dolor sufrido; Además, y a más inri, notarás hacia el cuarto día de infección, el surgimiento del famoso sarpullido escarlata, que sin remedio alguno, se extenderá por la mayoría de la piel; Así pues, pasados estos síntomas emergentes y tratarte a base de antibióticos y mucho descanso, la fiebre y demás molestias, irán remitiendo hasta el punto en que notes una clara descamación de la piel.

Desarrollo de la fiebre escarlata

Días 1 y 2:

Podrás apreciar una crecida de la temperatura (estado febril superior a 38ºC) que deriva en dolor de cabeza, constantes estremecimientos, aparentes náuseas y vómitos e incluso, emergerá lo que se denomina como lengua de fresa y una más que posible amigdalitis e inflamación de los ganglios del cuello.

Visita al médico…diagnóstico de la enfermedad

Días 3 y 4:

El sarpullido cutáneo empieza a ser aparente, así pues, dicha erupción rojiza se desarrolla en una fase inicial empezando por la cabeza y prosiguiendo por el resto del cuerpo (axilas, codos, espalda…)

Tratamiento antibiótico recetado (Por norma general penicilina)

Días 5 y 6:

A lo largo de estos días y tras ir ingiriendo los antibióticos recetados por el médico, los síntomas que el paciente sufría irán disminuyendo, así pues, la fiebre bajará, los escalofríos desaparecerán, cesarán las náuseas y los vómitos y el constante dolor en el abdomen y estómago llegarán a su fin. Esto será un alivio para el bebé. Sintoma de que la escarlatina en bebés está paliando sus efectos.

Pese a la mejoría se debe seguir con el tratamiento antibiótico (mínimo 10 días).

Día 7:

Se iniciará un proceso de descamación de la piel (como cuando te quemas por el sol) que podrá durar hasta 7 semanas hasta su total recuperación

Patógeno Estreptococo pyogenes del grupo A

El patógeno Estreptococo pyogenes es un virus cuya cepa bacteriana, se despliega en cadenas de entre 4 y 10 series celulares que consecuentemente provocan la presentación de los síntomas de la fiebre escarlata.

Además, es posible que dicho patógeno pueda provocar otras enfermedades de mayor índole como la mastitis, la fiebre reumática o la faringitis de las que hablaremos posteriormente.

No obstante y debido a los constantes avances en materia antibiótica, el proceso paliativo de la fiebre escarlata, puede favorecer una recuperación más factible que en antaño, donde está enfermedad podía llegar a producir una tasa mortal bastante elevada.

¿Dónde ha cogido mi bebé la fiebre escarlata?

 

Todos los síntomas van dirigidos a la escuela, guardería o colegio donde el pequeño pasa la mayoría de las horas del día alrededor de sus compañeros de clase y que por lo tanto, aumentan las posibilidades de una más que posible epidemia, puesto que, es contagiosa la escarlatina en niños.

¿Tenemos que esperar un periodo de tiempo antes de que nuestro hijo vuelva a la escuela?

Evidentemente si, desde un comienzo del tratamiento médico en base a los antibióticos recetados, tu hijo debe faltar a la escuela durante las siguientes 48 horas, así pues, la alergia quedará totalmente inmunizada hacia sus compañeros de clase.

Picores. ¿El picor se asocia a la fiebre escarlatina?

Si te has preguntado alguna vez sin la escarlatina produce picores, la respuesta es, no, o al menos no deberían, pero claro, todo depende de la sensibilidad de la piel de cada paciente y de la capacidad de aguante ante un posible picor o escozor permanente.

Enfermedades similares (escarlatina en niños fotos para diferenciar enfermedades)

El sarampión; Esta infección de naturaleza eruptiva es originada por un germen de descendencia  paramixoviridae y por norma general, trae debajo del brazo un especie de sarpullido de color rojo, que se va desarrollando a lo largo de la piel del individuo afectado. Suele afligir a niños cuya edad no excede los 6 años de juventud.

La varicela; Una de las infecciones contagiosas más comunes en el ser humano; Así pues, tenemos que tener en cuenta que a diferencia de la escarlatina, esta enfermedad es contraída por el virus conocido como zóster, el cual, puede llegar a provocar una erupción de tonalidad carmesí (rojo), cuyo desarrollo puede alterarse pudiendo formar ciertas ampollas y pústulas en gran parte de la superficie corporal (sobre todo en la región del pecho y la espalda). Además, suele afectar generalmente a jóvenes de entre 1 y 9 años de edad (con un periodo de desarrollo de 14 días), pudiendo ser paliada de manera eficaz a través de su pertinente vacunación.

escarlatina bebes

La rubeola (“virus variola”); Atención mujeres en estado de gestación, es decir, ¡¡embarazadas!! Esta enfermedad puede llegar a considerarse muy perniciosa y dañina en aquellas señoritas que estén esperando dar a luz, no obstante, las manchas de tonalidad rosada que aparecen en la piel son de manifestación poco común, por lo que no deberíais preocuparos en demasía; No obstante y a diferencia de la escarlatina, debemos destacar que la rubeola puede provocar conjuntivitis y su periodo de desarrollo o incubación está entre los 13 y los 22 días, asimismo, se puede atenuar a través de la transmisión de la vacuna pertinente.

Teniendo una idea básica de todas las enfermedades similares que pueden aparecer, nos volveremos a centrar en la afección de la escarlatina que ocupa el lugar de hoy (Observar escarlatina en bebes fotos para un mayor entendimiento); Así pues, una pregunta muy importante que es necesario abordar en demasía es, el tratamiento o cuidados que tu pequeño tiene que seguir en la lejanía del hospital, es decir, en su propia casa.

¿Qué pasos tienen que seguir los padres para contrarrestar un posible contagio?

  1. Lavarse las manos de manera constante con agua caliente.
  2. Evitar utilizar cualquier objeto o utensilio que previamente haya sido utilizado por la persona afectada.
  3. Procurar que tu hijo no estornude o tosa sin poner la mano por delante, puesto que al ser una afección de posible origen respiratorio, puede inocularse en vosotros.
  4. Puedes usar guantes en ciertas situaciones, por ejemplo, para curar alguna herida, o poner ciertas cremas relajantes e hidratantes.

Posibles complicaciones

Como hemos comentado anteriormente, evidentemente pueden surgir ciertos inconvenientes si la fiebre escarlata no se ha ajustado a los parámetros establecido por el médico.

Así pues…mencionemos a aquellas principales enfermedades que pueden surgir.

1 – La neumonía: Afección que afecta mayoritariamente al conocido como sistema respiratorio, pudiendo producir graves irregularidades en la zona referente a los pulmones y los bronquios. Además, debido a las posibles y nefastas consecuencias que derivan de ella, es de suma importancia tratarla de manera rápida y rigurosa.

2 – La meningitis: Enfermedad que trae como consecuencia la infección y posterior inflamación de las meninges, siendo el cerebro, el principal afectado por esta afección, así pues, se debe tratar con suma atención y cuidado.

3 – La glomerulonefritis: A través de esta enfermedad, se puede originar un más que posible fallo renal debido a la inflamación e hinchazón de los riñones al no haber un adecuado filtrado del flujo sanguíneo y los deshechos generados.

4 – La fiebre reumática: Enfermedad inflamatoria que afecta principalmente al corazón, el cerebro la piel e incluso a las articulaciones derivando en una posible artritis de la persona afectada.

5 – La otitis: Este padecimiento se origina debido a una posible infección del oído, provocando con ello, problemas auditivos y un constante dolor.

La escarlatina en adultos. ¿Pueden nuestros mayores contraer la escarlatina?

Como hemos comentado anteriormente, la afección de la fiebre escarlata perjudica principalmente a los pequeños de la casa con una edad menor a los 16 años, no obstante, los adultos (y no tan mayores) también pueden verse dañados por esta enfermedad de carácter dérmico.

¿Si no la has sufrido de pequeño?, ¿las probabilidades de afección son mayores?.

Tenemos que tener en cuenta, que tanto los más pequeños como los que ya tenemos unas cuantas primaveras a la espalda, asumimos de manera generalizada un mismo dictamen clínico que causa esta dichosa enfermedad, que a más inri, perjudica por igual tanto hombres como a mujeres.

La enfermedad de la fiebre escarlatina puede llegar a ser muy perjudicial en edades más avanzadas (sobre todo en el caso de las mujeres embarazadas); Así pues, se aconseja encarecidamente acudir al especialista sin dudarlo dos veces, para que te trate de la pertinente infección de la piel.

No obstante, y de manera generalizada, todas aquellas personas que se ven afectadas por la fiebre escarlata producirán una serie de anticuerpos que aminorarán de una forma salientable una posible segunda o tercera contingencia por la enfermedad de la escarlatina.

Que menos que recordar y hacer mención de manera abreviada todo lo que necesitamos, para estar al corriente de todos las causas y consecuencias de la escarlatina.

La fiebre escarlatina es una infección o enfermedad contagiosa cuya raíz es el germen estreptococo Pyogenes del grupo A.

Las sintomatologías aparentes son; desazón y dolor de cabeza con un elevado estado febril (>38ºC), malestar muscular, incomodidad abdominal, repetidas náuseas con sus consecuentes vómitos, inflamación/hinchazón de la lengua (aframbuesada), irritación de la garganta, molestia en las amígdalas y un más que aparente sarpullido o urticaria de gradación roja en la superficie dérmica del paciente.

escarlatina en bebés

Visita al especialista de manera obligatoria, que derivará en un análisis determinante e irrefutable de la enfermedad padecida, tratamiento genérico en relación a los medicamentos y antibióticos prescritos por el médico (al menos durante 10 días), hidratación constante, ausencia escolar obligatoria de como mínimo 48 horas y sobre todo, muchas horas de sueño y descanso.

A lo largo del tratamiento paliativo, los responsables padres tendrán que cuidar de las necesidades del pequeño; Además, como es obvio, también es de vital importancia, procurar no ser contagiados por el germen de la escarlatina (el mencionado estreptococo pyogenes).

Finalizando el tratamiento, tu bebé, seguramente debería comenzar a encontrarse mejor (en caso contrario acudir al médico) ya que las sintomatologías de la escarlatina desaparecerán poco a poco, iniciando seguidamente, un desarrollo de descamación dérmica.

En el supuesto de que a las dos o tres semanas (mínimo 15 días) de empezar le tratamiento curativo, tu hijo o tú no os encontráis mejor, tendrás la obligación de regresar al especialista en cuestión, para que realice un nuevo frotis o análisis que determinen las razones y causas de una tardía recuperación del pequeño de la casa, así pues, este hecho, puede vaticinar que se generen o produzcan otro tipo de enfermedades tales como la meningitis, fiebre reumática e incluso la neumonía.


Todas las opiniones de nuestros usuarios y lectores nos ayudarán a mejorar el trabajo que realizamos; Así pues, no dudes en comentarnos todos los entresijos y opiniones para ayudarnos a avanzar:

“Me ha parecido bastante entretenido, teniendo en cuenta el tema a tratar…la padece el hijo de un amigo, y quería informarme sobre el tema; Lo tendré en cuenta si en un futuro mi hijo sufre esta enfermedad.”

“Solo con pensar que a mi pequeño le puede salir ese sarpullido…directo al médico en cuanto prevea que puede tener algo…Por cierto, ¡¡muy bueno el artículo!!”

“Me ha gustado”

“Saber que es la escarlatina en niños y como se contagia me ha venido de perlas, perfecto.”

“Lo que más me ha gustado es la sencillez y sobre todo lo bien estructurado que está, es decir, de principio a fin, perfectamente descrito lo que es la escarlatina en bebés.”

“Todo correcto, mi hijo la padeció hace un tiempo, y he visto este artículo por casualidad con una amiga, y la verdad, me recordó bastante por lo que paso mi pequeño.”

“Me ha ayudado mucho a poder coger a tiempo los síntomas y para cuando fui al médico saber sin darle muchas vueltas a la cabeza de lo que me estaba hablando.”

“Sencillo de entender, una pena no haberlo leído con anterioridad, no obstante, ya sabemos que siempre está el médico para solucionar los problemas.”


Finalizamos con vosotros, los padres: así pues, no tenéis que asustaros más de lo debido, la fiebre escarlata puede ejercer su función de provocar y presentar afecciones (más allá de las dérmicas) de suma gravedad, este hecho es evidente, no obstante, mientras la enfermedad sea evaluada y tratada de manera adecuada por el médico y como no, por una medicina totalmente avanzada, esta enfermedad tendrá una más que fácil respuesta paliativa.

No dudéis en ningún momento que notareis al bebé muy dolorido y fatigado, con una coloración bastante rojiza (escarlata), no obstante, no agobiarse, el peligro de la fiebre escarlatina está muy controlado, por lo tanto, seguramente paséis unas cuantas semanas un poco agobiados, debido al problema en cuestión, pero, con el tratamiento adecuado, en un intervalo breve de tiempo, tu hijo o tú mismo volveréis a la andadura del día a día.

Si te gusta leer, seguramente en algún momento os habéis parado al menos a hojear la novela de mujercitas, en donde, a una de sus protagonistas (Beth) se le diagnosticaba la escarlatina …Lo que continua se lo dejo a los futuros lectores; No obstante, gracias a los avances médicos, no tenemos que situarnos en la época de una novela en la que paliar esta infección era un trabajo más que arduo y con un inevitable final; Así pues, a día de hoy se ha convertido en una enfermedad de muy fácil atención.

Haced todo lo posible para intentar paliar la enfermedad de la fiebre escarlata, para con ello, y con la ayuda del especialista en enfermedades contagiosas, poder reducir las posibles y menospreciadas consecuencias que se pueden presentar ante un mal cuidado de este padecimiento dérmico.

Nuestro único objetivo es intentar ayudaros en todo lo posible, para que la fiebre escarlatina desaparezca de vuestros hogares; Así pues, solo esperamos que sea del agrado de todos nuestros lectores.

Comparte en tus redes sociales.Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *